Saltear al contenido principal
Abogados especialistas en Responsabilidad Médica
91 621 79 88 info@galancortes.com

Negligencias médicas

  • BLOG

Las negligencias médicas constituyen en la actualidad una de las causas más frecuentes de responsabilidad profesional. En todo caso, debe tenerse siempre presente a la hora de analizarlas que la medicina no es una ciencia exacta.

La sociedad es cada vez más rigurosa al analizar los fracasos médicos e intenta encontrar la causa de que un determinado diagnóstico o tratamiento no haya alcanzado el éxito buscado, especialmente cuando de supuestos propios de la denominada medicina satisfactiva se trata.

La no obtención del resultado buscado no equivale en modo alguno a la existencia de negligencia o responsabilidad, dado que en el ámbito médico intervienen un enorme número de imponderables, ya que estamos ante una ciencia probabilística.

En el ámbito civil, para exigir responsabilidad al interponer una demanda médica, es condición imprescindible que a resultas de la actuación médica negligente se haya causado un daño, pues de lo contrario, esto es, si no hay un daño concreto, no cabe exigir responsabilidad en este orden jurisdiccional.

En la valoración de la conducta de los profesionales sanitarios queda descartada toda suerte de responsabilidad más o menos objetiva, sin que opere la presunción de culpa ni la inversión de la carga de la prueba, admitida para los daños de otro origen, estando a cargo del paciente la prueba de la culpa y de su relación de causalidad, en tal forma que su responsabilidad se basará en una culpa incontestable, es decir, patente.

El estándar de conducta exigible es el de una persona razonable que se halle en las mismas circunstancias y depende, en particular, de la naturaleza y el valor del interés protegido de que se trate, de la peligrosidad de la actividad, de la pericia exigible a la persona que la lleva a cabo, de la previsibilidad del daño, de la relación de proximidad o de especial confianza entre las personas implicadas, así como de la disponibilidad y del coste de las medidas de precaución y de los métodos alternativos.

La diligencia exigible al médico en el cumplimiento de su prestación profesional varía, como es lógico, con el grado de especialización y con el grado de eficiencia de la estructura en que desarrolla su labor.

Si desea valorar una supuesta negligencia médica

Volver arriba